Esta pandemia ha dejado patente, que la estructura de la sanidad sufría de “aluminosis provocada” por la época de recortes de los últimos diez años. Tanto por el gobierno central y por los diferentes gobiernos autonómicos. El tsunami que ha causado esta epidemia, ha sido tan potente, que ha quedado claro, que a los gestores de este país, los ciudadanos les importamos poco. Si encima somos enfermos crónicos, menos, y si aun sufres una enfermedad rara, ya olvídate de recibir alguno de los servicios que escritos sobre papel, por derecho te corresponde. Ojo!! te corresponde por que cada mes y año de tu vida laboral, lo has estado pagando y pagas, con tu cotización desde que entras a trabajar . No tenemos mas derechos por el hecho de estar enfermo, pues la mayoria de nosotros, nos cambiaríamos al instante, por no tener que pasar mas de la mitad de nuestra vida en salas de espera. Bajo focos de grandes maquinas que te magnetizan el alma, o tener los brazos como coladeros por hacerte análisis cada 6 meses y ver marcadores que solo tu y tu medico saben interpretar.

Si ademas, en los casos que necesites para tener una vida medianamente de calidad, hacer ejercicios de rehabilitación, para no perder la forma y no seas una carga constante en el sistema sanitario, ya estas muerto en vida.

En esta pandemia se nos ha pedido comprensión, tranquilidad, medidas de higiene que solo se venían en películas de ciencia ficción, confinamiento durante mas de 90 dias. Se nos ha metido miedo para que no saliéramos a la calle, por que hay mucho irresponsable suelto que no entiende todavía, y después de 3 meses y medio de estar en casa, que el virus no entiende de edad, bueno si, los mayores de 60 son de alto riesgo, pero eso no ha servido de mucho. Solo para que cuando se ha abierto un poco las medidas de desconfinamiento la gente te tomara el brazo directamente.

Como sociedad debemos tener la responsabilidad y saber que sociedad somos todos, y todos la hacemos. No vale, el ” por un momento no pasa nada”. No pasa nada si lo hace uno, el irresponsable de turno, pero si lo hacemos todos, el nivel de irresponsables sube exponencialmente, y entonces no estamos en una sociedad, estamos en la jungla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.